Temas de Discusión

Temas y Talleres Regionales

Como resultado del trabajo de la Iniciativa se dispone de:

  • Levantamiento de temas y de un set de iniciativas -de corto y largo plazo- tanto relativas a políticas públicas, como asociadas a acciones que se pueden promover con otros sectores de actividad económica, así como con la academia, con las ONG’s o las organizaciones ciudadanas.
  • Una mirada sobre los temas del agua en sus múltiples dimensiones: objeto de políticas de salud pública; recurso que promueve del desarrollo de actividades productivas, insumo en la generación de energía (y consumidor de esa energía); sustento de la vida social, de su funcionalidad a nivel ecosistémico, recurso de carácter estratégico y de creciente importancia geopolítica, entre otros. 
  • Un conjunto de propuestas que ponen en su centro el reconocimiento que el agua cumple diversas funciones, que no están adecuadamente integradas en los Arreglos Normativos e Institucionales, y que, consistente con este enfoque, es necesario implementar mecanismos de Gobernanza y Gestión cuyos ejes están fundados en la gestión integrada y  la capacidad de diálogo y construcción de acuerdos multiactor.


En marzo del 2012 se dio a conocer el texto Agua & Medio Ambiente, el que fue comentado por Ricardo Irarrázabal (Subsecretario de Medio Ambiente), Matías Desmadryl (Director General de Aguas), Flavia Liberona (Directora Ejecutiva de Terram) y Guillermo Pickering (Presidente de ANDESS AG).


Durante el año 2013, la iniciativa fue recibida por la Comisión de Recursos Hídricos, Sequía y Desertificación de la Cámara de Diputados, oportunidad en la que, fuimos requeridos de colaborar en algunos temas presentados en dicha ocasión, y que se materializaron en los textos que hicimos entrega el 5 de septiembre de ese año.  


Con fecha  24 de Julio de 2014, en la sede de la CEPAL, se llevó a cabo el  Seminario “Crisis del agua: diagnóstico y propuestas a partir de los consensos de la Iniciativa Agua y Medio Ambiente”, que contó con la participación destacada de  la Presidenta del Senado, Senadora Isabel Allende, y los Ministros Alberto Undurraga V. de Obras Públicas, y Máximo Pacheco M., de Energía.


En el último trimestre del año 2014, y con el objetivo de dar a conocer el  diagnóstico de la Iniciativa, así como sus propuestas, delegaciones conformadas por integrantes del Consejo Consultivo fueron recibidas en audiencia por el Ministro de Agricultura, Sr. Carlos Fourche, el 5 de noviembre; así como por la Ministra de Minería, Sra. Aurora Williams, y por  el Ministro de Energía, Sr. Máximo Pacheco, los días 3 y 5 de diciembre de 2014, respectivamente.


Por otra parte, en el mes de junio del año 2015, la Secretaria Técnica fue recibida por la Comisión de Recursos Hídricos, Sequía y Desertificación de la Cámara de Diputados, oportunidad en la cual se expuso la visión y propuestas de la iniciativa, contenidos en el documento “Crisis del agua: diagnóstico y propuestas a partir de los consensos de la Iniciativa Agua y Medio Ambiente


El 9 de diciembre de 2015, la iniciativa llevo a cabo el seminario “Gestión del Agua desde el Territorio: Experiencias de cuatro cuencas de Chile”, actividad de carácter abierta, con el propósito  de, a partir de la experiencia de las cuencas de Copiapó, Aconcagua, Cachapoal y Biobío, se difundiera y reflexionara en esas experiencias de diálogo y en la búsqueda de soluciones, entre actores relevantes en cada una de ellas. 

En paralelo a la elaboración de los textos que reflejan los consensos y propuestas, y que han sido publicados por la Iniciativa Agua & Medioambiente, nos hemos abocadó al análisis de diversos aspectos  relacionados con las principales preocupaciones que constituyen su agenda.


Durante el periodo 2013/2014 se elaboraron diversos “pronunciamientos”  según se detalla en la tabla de más abajo.


A su vez, en el año 2015, se liberaron tres documentos que dan cuenta del resultado de los debates, así como sus consenso y disensos, respecto de:


i) la prioridad entre los usos del agua, en el mes de junio de 2015 (descargar); ii) la Protección de Glaciares, en julio de ese mismo año (descargar) y; finalmente en septiembre de 2015, iii) la Gestión Integrada de Recursos Hídricos (descargar). En su elaboración participaron diversos integrantes del Consejo Consultivo, según se indica  en cada caso.


Durante los años previos, la iniciativa se abocó al análisis de diversos aspectos  relacionados con las principales preocupaciones que constituyen su agenda


Tema

Pronunciamiento

Comisión ad-hoc de apoyo a la redacción

Organizaciones de Usuarios y GIRH

Las Mesas de Agua y su contribución a la gestión sustentable del agua

×           Ximena Abogabir (Casa de la Paz)

×           José Luis Arumí (U. de Concepción, Centro del Agua)

×           Axel Dourojeanni (Fundación Chile)

×           Guido Soto (CAZALAC)

×        Alejandra Cuevas (CED)

×           Rodolfo Camacho (SONAMI/Consejo Minero)

×           Flavia Liberona (Terram)

Arreglos institucionales

El Código de Aguas frente a los nuevos escenarios de cambio climático, aumento de las presiones de usos y crisis económica y energética: propuesta de modificaciones para constituirse en un apoyo a la gestión integrada de los recursos hídricos;

×           Axel Dourojeanni (Fundación Chile)

×           Andrei Jouravlev (CEPAL)

×           Michael Hantke (U. Andrés Bello)

×           Alejandra Cuevas (CED)

Información y transparencia

Información y transparencia, una herramienta para contribuir a la gestión sustentable de los recursos hídricos

×           Alejandra Cuevas (CED)

×           José Luis Arumí (U. de Concepción, Centro del Agua)

×           Caridad Canales (CEPAL)

×           Alberto Kresse (Sanitaria Aguas Nuevas)

Cambio climático y vulnerabilidad

El cambio climático y sus efectos sobre los Recursos hídricos en Chile: ¿qué podemos hacer desde hoy?

×           Ricardo Bosshard (WWF Chile)

×           Sebastián Vicuña (U. Católica, Centro de Cambio Global)

×           José Luis Arumí (U. de Concepción, Centro del Agua)

Incorporación de la dimensión ambiental en la gestión del agua en un sentido estratégico

Servicios ecosistémicos y su rol en la provisión de beneficios sociales y económicos

×           Pedro Navarrete (MMA)

×           Miguel Cárcamos (FORECOS)

×           José Luis Arumí (U. de Concepción, Centro del Agua)

×           Sergio Scott (Sociedad Chilena de Limnología)


Esos textos fueron elaborados con el concurso de comisiones redactoras ad-hoc que se constituyeron en cada caso, y a quienes dejamos constancia pública del agradecimiento por su generoso trabajo y dedicación. Con todo, la responsabilidad de la versión final y edición, así como de sus errores u omisiones recae en las integrantes de la  Secretaría Técnica.


Arreglos institucionales

Código de Aguas, ¿Qué modificaciones hacer? Definir prioridades; incluir a otros tipos de usuarios y funcionalidades; revisar la concepción de los derechos de aprovechamiento y de los mecanismos de asignación; Integrar institucionalidad de cuencas, mecanismos para revertir la sobre entrega de derechos.




Información y Trasparencia

Propuesta para disponer de sistemas de información abierto, transparentes, asequibles, actualizados y sistematizados relativos a los propietarios de D°s de Aprovechamiento de Aguas, así como a los caudales, disponibilidad y uso del recurso entre otras.



Organizaciones de Usuarios y GIRH

Experiencias y propuestas de mecanismos o formas para avanzar - en el marco del código de aguas- para conducir la gestión del agua hacia una más sostenible, incluyendo una gestión más “tecnificada” (o mejor informada).




Dimensión Ambiental, Cambio Climático y Vulnerabilidad

¿Qué planes o estrategias abordar para que el 2035, por ejemplo, la situación de los recursos hídricos en Chile sea mejor a los escenarios que actualmente se proyectan?
¿Cómo incorporar la dimensión ambiental en la gestión del agua en un sentido estratégico? Que implica mantener los ecosistemas por el beneficio que proporcionan a la sociedad, a los propios usuarios y por la justicia intergeneracional.


end faq


Y anteriormente habían sido conformadados por los siguientes temas:


Disponibilidad de agua

Derechos de agua, información, balances hídricos y mercado de derechos de uso del agua.
Se reconoce que la información disponible acerca de la disponibilidad del recurso, es insuficiente, en términos de la cobertura tanto temporal, geográfica como del ciclo hidrológico. Así mismo, la densidad, profundidad y dispersión de las redes de monitoreo y medición es también insuficiente. Como resultado la disponibilidad de información es precaria y la data es de baja confiabilidad, incompleta y no siempre actualizada.
En la dimensión relativa al análisis e interpretación de la información, también existen importantes falencias. Algunas propias de la lógica sectorial de funcionamiento del Estado Chileno, en desmedro de la perspectiva territorial, que da lugar a una falta de comunicación y coordinación entre los propios servicios e instituciones públicas, en un mismo territorio. A ello se le suma, que tampoco existe una respuesta institucional que reconociendo roles diferenciados al sector público y privado, permita generar alianzas entre ambos, que den lugar a sinergias tanto en lo relativo a generación de información, como respecto de su análisis e interpretación.
Esta situación lleva a un riesgo que ha sido advertido por los especialistas internacionales: la toma de de decisiones de política sin suficiente información de respaldo.
Precisamente por ello es que, en el ámbito de los roles, se estima primordial clarificar la responsabilidad del Estado en esta materia, su rol subsidiario, al menos, en la generación de un bien público como la información, así como las formas de abordar las brechas que existen entre las necesidades de información y la precaria situación prevaleciente.
Ver más


Sistema de tarifas

Evolución de la Industria Sanitaria Chilena y el Sistema de Tarifas

Entre 1989 y 1990 se inicia la aplicación de un modelo de tarificación basado en principios de eficiencia económica y autofinanciamiento (viabilidad financiera) en el que, además, se establece una rentabilidad mínima garantizada a los inversores. Con anterioridad, las tarifas estaban concebidas para cubrir, al menos, los gastos de operación y mantenimiento de los servicios y, dado que existía un solo servicio de carácter nacional (SENDOS), también era posible la existencia de subsidios cruzados entre regiones con diversidad de fuentes (y costos) de abastecimiento.

También el nuevo esquema tarifario incorpora un mecanismo complementario de susidio a los clientes de más bajos ingresos. Asimismo, el sistema establece que tales tarifas son revisadas cada 5 años, de tal forma que, en 1994, se inició el siguiente ciclo de ajustes tarifarios. Cinco años más tarde, 1999, se inicia el tercer ciclo de negociaciones tarifarias, esta vez en un escenario marcado por la incorporación de capital privado. Durante las siguientes revisiones tarifarias (2004-2006 y la iniciada el 2010-2012) las tarifas han incorporado sucesivos incrementos en la cobertura de un nuevo servicio, el tratamiento de las aguas servidas. Junto con establecer un nuevo modelo de fijación de tarifas se creó un instrumento de subsidio a la demanda , estableciendo un mecanismo de pago directo de los consumos, hasta un cierto volumen mensual, focalizado en los clientes de menores niveles socioeconómicos, que cumplen con los requisitos que anualmente se establecen. Dicho subsidio es administrado por los Municipios y los fondos son provistos anualmente en la ley de presupuestos, a partir de una metodología de trabajo conjunto entre MIDEPLAN y la Superintendencia, que asigna cupos por región en consideración a los distintos niveles tarifarios y los niveles de ingreso familiar determinados a partir de la ficha de protección social. Este mecanismo ha permitido otorgar en el último quinquenio unos 650 mil subsidios promedio al año, llegando en diciembre de 2010 a cerca de 705 mil hogares, involucrando recursos financieros que oscilan entre un 5,5% y un 6,5% de los ingresos de explotación del sector sanitario al año, favoreciendo a una proporción entre el 15% al 17% de los clientes del sector sanitario a nivel nacional (Superintendencia de Servicios Sanitarios).


Desalación y Trasvase

Según el Banco Mundial, Chile el conjunto de precipitaciones que escurre por los cauces superficiales y subterráneos equivale a una media de 53000 m³/año/persona, superando ampliamente a la media mundial 6600 m³/año/persona. No obstante, a nivel regional esto varía muchísimo; de Santiago al norte la disponibilidad media está por debajo de los 800 m³/año/persona (llegando incluso a 52 m³/año/persona en la Segunda Región), mientras tanto que en el sur supera los 10000 m³/año/persona (teniendo como máximo de disponibilidad cerca de los 3 millones de m³/año/persona).

En la zona norte la escasez de recursos hídricos es una característica natural. A pesar de que no existen proyecciones oficiales y validadas, se prevé que en el futuro la demanda de agua en la zona alcanzará niveles de magnitud muy alejados a la cantidad de recurso disponible en la zona (superficial y subterránea), esto debido al crecimiento de la población, y la expansión de las actividades agrícolas y mineras , entre otras. Asimismo, el efecto de déficit se puede ver intensificado en el mediano-largo plazo por el cambio climático.

Existen dos potenciales intervenciones que pueden generarse para lograr abastecer las futuras demandas de la zona norte del país. Una se refiere a la desalación de agua, y la otra es el trasvase de agua de cuencas. Cada cual tiene sus ventajas así como desventajas. Es importante destacar que ambas intervenciones deben estudiarse detenidamente, y si se decide por una y/o la otra, se debiese tomar en cuenta que estas medidas deben ser acompañadas de otras, puesto que no son soluciones robustas para todas las problemáticas y las necesidades de los sectores en las zonas del norte. A continuación se precisarán las características, los potenciales impactos, y las recomendaciones en torno a cada cual.
Desalación
El proceso consiste en extraer agua del mar, y por medio de un proceso de osmosis inversa, se extrae agua desalada y se distribuye a los usuarios, mientras que la salmuera se descarga al mar. Esta alterntiva, entre otras (como la de trasvase), se torna de gran relevancia para la zona centro-norte del país, donde se espera que la demanda de agua alcanzará niveles de magnitud muy alejados a la cantidad de recurso disponible en la zona.
Trasvase
La experiencia de otros países, muestra que la manera tradicional de desarrollo de estos proyectos ha sido por medio de la construcción de embalses en la cuenca donante como la receptora, entre los cuales se conduce agua de una cuenca a la otra.

Lo anterior supone una infraestructura conductora, la cual puede extenderse varios kilómetros atravesando amplios territorios; razón por la cual se debe estudiar la ubicación y la infraestructura debe tener características técnicas específicas, de modo tal de ofrecer el menor impacto posible y motivar con ello la menor cantidad de potenciales conflictos. Así mismo, el caudal trasvasado debe tener la magnitud óptima para garantizar el caudal ecológico mínimo de la cuenca donante.
Ver mas

Referencias:

  • WWF/Adena (2004). Desalinización: ¿una alternativa al trasvase?. Disponible aquí
  • Moraleda, Diego (2007). ¿Trasvases o Desalación?: El debate en España y experiencias internacionales en la gestión del agua. Política Agraria - Universidad Castilla La Mancha. Presentación disponible aquí


Derecho humano

En el mundo 1 billón de personas (20% de la población total) no tiene acceso al agua potable, mientras que 2.4 billones carecen de instalaciones de saneamiento. Este problema no sólo repercute directamente en la salud, dignidad y calidad de vida de las personas, sino también en los desafíos de crecimiento y productividad que tienen los países en desarrollo.

El acceso del recurso en términos de cantidad y calidad, no sólo debe abordarse como un mero problema de desarrollo, sino como un derecho que tiene cada individuo. Estamos en presencia de un cambio paradigmático, pues los individuos ya no son objeto del asistencialismo, sino sujetos de derechos que el Estado está obligado a satisfacer.
En la resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas del 28 de Julio de 2010, se reconoció el Derecho Humano al Acceso al Agua Potable y Saneamiento (A/RES/64/292), definiéndolo como el «derecho» de cada persona al agua en forma suficiente, segura, aceptable y físicamente accesible y asequible para usos personales y domésticos, buscándose con ello promover acercamientos nacionales e internacionales para promover la rendición de cuentas y la transparencia, y promover mecanismos para liberar el acceso a este servicio .
Pero ¿cuáles son las reales implicancias de este derecho internacional en Chile? ¿Cuáles son los cambios estructurales que se requieren con ello? ¿Cuáles son los alcances respecto a las responsabilidades en la provisión del servicio entre el Estado y los prestadores privados, cuando ellos existen, los temas “distributivos” en el acceso al recurso?
Alcances del Derecho Humano al Agua
El reconocimiento del Derecho Humano al Agua impone la obligación al Estado de satisfacer las necesidades hídricas de las personas en cuanto a su suficiencia, seguridad, aceptabilidad, accesibilidad física, y asequibilidad.
En cuanto a la suficiencia, el derecho humano al agua implica que un individuo debe acceder a la provisión de agua potable en forma suficiente y continua para uso personal y doméstico. Conforme a la OMS una persona requiere entre 50 y 100 litros diarios para satisfacer aquellas necesidades.
Sobre seguridad, el derecho humano al agua requiere que el servicio sea libre de microorganismos, sustancias químicas y sustancias radiológicas que amenacen la salud del individuo.
La aceptabilidad del servicio de agua potable dice relación con que el agua sea de color, olor y gusto aceptable para el uso personal o doméstico. Adicionalmente, las instalaciones y servicios deben ser culturalmente apropiados y conscientes de requerimientos de género, ciclo de vida y privacidad.
En tanto, la accesibilidad física, desde la clave del derecho humano, requiere que las instalaciones sanitarias sean accesibles dentro de, o inmediatamente vecinas a, los hogares, establecimientos educacionales, lugares de trabajo y espacios públicos. El tiempo necesario para recolectar 20 litros de agua no debe exceder normalmente de 30 minutos (incluyendo tiempos de espera), y la distancia debe ser inferior a 1 Km (ida y vuelta).
En lo que respecta a la asequibilidad, el Derecho Humano al agua requiere que el costo del agua y del saneamiento no debe exceder el 5% del presupuesto familiar.
Todo lo anterior no implica la gratuidad del servicio, pero sí supone que el Estado debe velar por la equidad, particularmente a los grupos marginados.
Bajo la dimensión de recurso natural, el derecho humano se podría entender que protege la extracción del agua tiene fines de uso actividades básicas para la subsistencia de comunidades indígenas y campesinos.


end faq

 


Organizan


 
 
Diseño Web desarrollado por ExeFire